2 de sept. de 2008

LA CIENCIA FICCION EN LOS AÑOS 50

por Leonardo Scarano

INTRODUCCION.

Antes de comenzar con un racconto de películas, libros y series televisivas referidas al amplio genero de la ciencia ficción en la década de los ´50, resulta imprescindible trazar un marco socio histórico en el cual este “universo” pudo desarrollarse.

En primer lugar, el contexto de la “Guerra Fría” fue un elemento para el desarrollo (quizás no para su desarrollo en si, pero es una realidad que fue beneficioso para su crecimiento argumental) de la ciencia ficción. El miedo al comunismo y/o “enemigo externo” fue capitalizado por autores de películas y series, que supieron abordar dicha temática transformándola en invasión alienígena, principalmente del planeta Marte (es decir, invasores “Rojos”), espionaje internacional de alta tecnología y la aventura interplanetaria.
En este sentido cabe destacar que la aventura interplanetaria fue un recurso ampliamente explotado por el genero fantástico a lo largo de la historia, y que en loa años 50 y 60 fue acompañado por la llegada del hombre a la Luna en 1969, o mejor dicho, con el inicio formal de la carrera espacial, el 4 de octubre de 1957, cuando la Unión Soviética lanzo al espacio el primer satélite artificial del mundo: el Sputnik I.
Posterior a este evento, soviéticos y norteamericanos invirtieron millones de dólares, sacrificaron animales y humanos en su afán de conquistar el espacio y demostrar (como si fuera necesario) su poder ante el mundo. El resto, es historia…

En segundo lugar, el miedo a una posible guerra nuclear entre las potencias de un mundo bipolar comandado por dos imperialismos diferentes (pero a su vez totalmente idénticos), fue moneda corriente en las pantallas y los libros de la época.
Ciudades devastadas por bombas nucleares, engendros monstruosos nacidos de la radiación, y un mundo perdido y arrasado por una guerra con un sutil final apocalíptico, fueron el eje de muchas tramas de la ficción de los 50 y 60.

Sin embargo, mientras un senador (McCarthy) comenzaba la tristemente celebre “Caza de brujas” (supuestos comunistas infiltrados en el Departamento de estado de los Estado Unidos) donde el objetivo era simplemente deshacerse de cualquier persona que pensara distinto; mientras un tirano fallecía (Stalin) y era envuelto en una bandera roja –teñida con la sangre de sus adversarios- , y sus seguidores trataban de despegarse del terror ejercido por aquel ser; mientras un grupo de revolucionarios (comandados, entre otros, por un mito argentino) tomaba el poder de una isla devastada por la ambición; o mientras el primer McDonald’s abría sus puertas a los habitantes de Chicago (y, un tiempo después, al mundo!).
La ciencia ficción encontraba a lo largo de esta década su momento más glorioso e irrepetible: Su Era Dorada.

LA EDAD DORADA

Durante toda la historia la ciencia ficción ha aportado su granito de arena al imaginario social y colectivo: ataques extraterrestres con armas de sobrenatural tecnología de avanzada y sendos objetos voladores no identificados con el afán de conquistar la Tierra, patéticos hombrecillos verdes, criaturas monstruosas y fantásticas, y la posibilidad de ver un futuro que jamás existirá y que jamás podremos alcanzar.

No obstante, será en la década de 1950 (nuestro objeto de análisis) donde el género fantástico desarrolle sus mejores ideas y producciones que quedarán por siempre en la memoria de todos.

Es así, que en 1950 Flash Gordon y La Patrulla Espacial, dos series televisivas que mantenían expectantes a miles de televidentes, fueron acompañadas por la primera película de ciencia ficción de la década: Con destino a la Luna.

1951

En ese año se estrenó una de las mejores películas de la década y, para muchos, una obra maestra de la ciencia ficción de todos los tiempos, El día que se paralizó la Tierra. Un film de corte pacifista, donde el famoso alienígena Klaatu junto a su robot Gort llegan a la Tierra con el objetivo de establecer la paz y acabar con las guerras. Sin embrago, y como sería previsible, no son recibidos de la mejor manera y Klaatu termina siendo asesinado, desatando la furia incontenible de su robot.

Ese mismo año se estrenaría El ser del planeta X, donde un extraño individuo viaja hasta la Tierra para pedir ayuda para su planeta, el cual está próximo a extinguirse debido a la congelación. Nuevamente es recibido con la clásica hostilidad humana.

Ambas películas trataron de criticar a la sociedad de aquellos días, intentando demostrar que lo desconocido o lo que no se parece a uno no siempre es enemigo o una amenaza.

Otra película de aquel año es la genial El enigma de otro mundo. En una base polar en medio del Ártico, un grupo de militares descubre una nave extraterrestre sepultada por el hielo. De su interior logran rescatar a su piloto que aparenta tener forma humana, pero en realidad es un bicho gigante que puede adoptar varias formas físicas y comienza a asesinar a los miembros de la base. Esta película está basada en una historia creada por John W. Campbell titulada “Who goes there?”, publicada en 1938 en la revista Astonishing Sci Fi. Además en 1982, John Carpenter dirigió una estupenda remake: “The thing” (La cosa).

La última película que se destaca de este año es Cuando los mundos chocan, que adaptó la novela de Philip Wylie y Edwin Balmer.

1952

Quizás el año de menor producción en materia de ciencia ficción, pero del cual podemos destacar Mesa of lost women, en donde los sobrevivientes de un accidente de avión en un desierto mexicano van a parar a las manos del doctor Araya, quien experimenta con enanos cabezones y mujeres arañas; y Red Planet Mars, un guión alocado donde científicos rusos y ex espías nazis intentan esconderle al mundo que los marcianos son cristianos.

1953

Un gran año para la ciencia ficción.

Primero cabe destacar la publicación de la primera novela del agente 007: Casino Royale. Si bien no es considerada como ciencia ficción, la participación de inventos en su argumento y su permanencia a lo largo de los años lo hacen merecedor de este comentario. Este agente, nacido de la experiencia de su creador (Ian Fleming), quien había sido oficial de inteligencia naval durante la Segunda Guerra Mundial, fue protagonista de 12 novelas y, hasta el momento, 22 películas.
Un personaje divertido y sin preocupación, un arsenal de inventos ingeniosos, una libido insaciable y licencia para matar, fue poco a poco transformándose en un objeto de culto al espionaje de la Guerra Fría. Se dice que Fleming pudo inspirarse en el agente de inteligencia británico Lewis Deborg o en el desertor Kim Philby. En 1962 se estrenó su primer film: El satánico Dr. No, protagonizado por Sean Connery.

Luego, llega la extraordinaria Guerra de los mundos.

Un gran meteorito impacta en la Tierra y es el principio de la invasión planeada desde hace mucho tiempo por los alienígenas. A partir de ahí la Tierra es sitiada por los platillos voladores sin que la humanidad pueda detenerlos. Aparentemente es el fin… ¿o no?
Adaptación de la célebre novela de H. G. Wells.

Cat woman of the moon. Los primeros humanos en la Luna descubren que allí se encuentra una civilización de sensuales mujeres gato, empeñadas en conquistar la Tierra.

Invasores de Marte. Un gigantesco ovni aterriza detrás de una colina bajo la atenta mirada de un niño a quien nadie cree. Posteriormente todos los habitantes del pueblo terminan como sirvientes de los alienígenas.

Llegó del más allá. Una nave extraterrestre se estrella contra la Tierra y los alienígenas comienzan a suplantar a los humanos. A partir de allí la clásica resistencia y el anhelo por recuperar la Tierra. Esta película está basada en “The meteor”, un relato del gran escritor, padre de la ficción marciana, Ray Bradbury.

Robot monster y El monstruo de tiempos remotos, cierran uno de los mejores años en materia de ficción.

1954

En este año, el gran escritor J. R. R. Tolkien presenta en sociedad el primer volumen de su trilogía más famosa: El señor de los anillos.

Sin temer al error, podemos afirmar que se trata de una de las mejores obras literarias de la década. Lamentablemente, por aquellos años no obtuvo la repercusión y el reconocimiento que goza en nuestros días (gracias a las películas de Peter Jackson) pero sí cautivó a miles de jóvenes que querían escapar de la realidad y vivir una vida de fantasía.

En cuanto al cine, tres películas lograron destacarse.

La criatura de la laguna negra. Un grotesco anfibio de cuerpo humanoide que habita en una zona amazónica donde van a parar un grupo de científicos exploradores con extrañas ambiciones. Por supuesto, en el selecto grupo hay una bella mujer que cautiva al corazón de la criatura.

La humanidad en peligro. Un clásico de las películas especializadas en bichos gigantes, producto de la radiación. En este film un grupo de hormigas mutantes aterroriza a la población causando desmanes.

Godzilla. Los japoneses no querían ser menos en el arte de los monstruos gigantes y la mutación. Pues quién puede negarles ese derecho a los “dueños” de la bomba atómica. Así nació un verdadero hito de la ciencia ficción.

1955

Arrancamos con Regreso a la Tierra: una extraña película donde los habitantes de un lugar llamado Metaluna solicitan la ayuda de científicos terrestres para reconstruir un campo de uranio que los protege de invasores que tratan de apoderarse de su planeta. Una vez allí, los científicos son acosados por un mutante de dos cerebros que intenta convertirlos en el postre. Esta película está basada en el relato de Raymond F. Jones “The alien machine” publicada en 1947 en Thriling wonder stories.

Surgió del fondo del mar. Cuenta la historia (cacería) de un pulpo gigante vulnerable a la electricidad.

Este mismo año también son: Tarántula; La conquista del espacio, una especie de secuela de Con destino a la Luna; y 20.000 leguas de viaje submarino, el primer gran éxito de Disney en la ciencia ficción basado en el relato del célebre Julio Verne.

La dimensión desconocida. Quizás la mejor serie televisiva en materia de ciencia ficción, una verdadera joya que atrapó a millones de televidentes por más de cinco décadas. El éxito que generó la serie original condujo a dos nuevas ediciones, una película, un programa de radio, e infinidad de productos derivados. Muchos episodios eran adaptación de relatos de célebres autores y la gran mayoría de los guionistas pertenecían a los nuevos talentos de la ciencia ficción, como es el caso de Ray Bradbury.

1956

Un año de varios films…

La bestia de un millón de ojos. Presenta a un monstruo incorpóreo del espacio exterior con la nada despreciable misión de apoderarse de la Tierra, capaz de dominar a las mientes humanas para lograr su objetivo.

Conquistaron el mundo. Nuevamente somos el flanco de la invasión alienígena. Esta vez, un emisario de Venus termina en nuestro planeta con la intención de transformarla en su nueva patria.

La invasión de los ladrones de cuerpos. ¡Nuevos invasores! Esta vez duplican los cuerpos de los humanos mientras éstos duermen y lo suplantan aquí en la Tierra. Muy pronto todos somos una especie de “clones” al servicio alienígena.

Plan nueve. Una de las películas más bizarras de la historia, pero no por ello menos efectiva, de hecho, al ser producto de críticas negativas, se la considera como una película de culto. El plan nueve, creado por seres de otro planeta. Consiste en utilizar a los muertos como mano de obra para sus planes.

Planeta prohibido. La película se sitúa en el año 2200. Una expedición espacial aterriza en el planeta Altair-4, habitado solamente por el doctor Morbius, su hija Altaira, y su robot Robbi, quienes son los únicos sobrevivientes del ataque de un alienígena invisible: Krell. Allen Alder creó la historia original basándose en la obra de Shakespeare “La tempestad”.

The mole people. El doctor Benthey y un grupo de arqueólogos estudian unas extrañas ruinas en lo alto de una montaña del continente asiático. Un terrible temblor derrumba la estructura siendo la única vía de escape los laberintos del subsuelo del templo, habitado por el temible ¡pueblo topo!

1957

Es el año donde se destacan producciones referidas a la metamorfosis y al cambio molecular.

El increíble hombre menguante. Scott y Louisa, una hermosa pareja modelo de los Estados Unidos, pasan un día relajados en un bello yate. En pleno goce de un merecido descanso, una gigantesca nube (aparentemente radiactiva) cubre por completo la embarcación. Días más tarde, Scott comienza a preocuparse por la pérdida de peso y estatura, e iniciará un camino sin fin hacia la metamorfosis.

El asombroso hombre creciente. Un coronel del ejército queda atrapado en medio de una prueba nuclear. Lo más racional seria esperar su muerte… ¡pero no!
Comienza a crecer, adquiriendo tamaños inimaginables. Durante la mutación decide tomar venganza y atacar Las Vegas. A partir de allí comienza la cacería del gigante.

Beginning of the end. Una descontrolada plaga de saltamontes invade los bosques de Illinois. Un grupo de científicos tratan de detenerlos antes de que acaben con Chicago.
El plan A es ahogarlos en el Lago Michigan, el plan B es utilizar la bomba atómica…

Ademas: La versión feminista sobre el gigantismo se desarrolla en El ataque de la mujer de los 50 pies (en un tono más satírico que ficticio), y avispas radioactivas aterrorizan a la humanidad en Monster from Green Hall.

1958

Un año de poca producción, que empieza a demostrar que el fin de la edad de oro se acerca.

De la Tierra a la Luna. Nueva adaptación de una obra de Verne que muestra la conquista del satélite terrestre nueve años antes…

La mosca. Un glorioso clásico, basado en el relato de George Langlaan,

1959-1960

Cierre de una década para el cine de ciencia ficción.

Con una apocalíptica película como La hora final y dos extraordinarios films como La máquina del tiempo, basado en la novela de H. G. Wells (una historia que demuestra que ni el amor puede impedir la tiranía del destino) y la soberbia El pueblo de los malditos, basado en el texto de John Wynaham titulado “The micwich cuckoos” y que posee una gran remake -terrorífica- dirigida por John Carpenter.

ANEXO: LAS SERIES DE LOS ´60.

Más allá de que la década del 50 sea considerada como la Edad de Oro de la ciencia ficción (principalmente en materia cinematográfica), los 60 fueron el escenario de una especie de revolución en las series fantásticas.
Basándose en los mismos preceptos que marcaron a la ciencia ficción en los 50, las series televisivas de esta década, lograron mantener viva la llama de la fantasía.

Se destacan: Rumbo a lo desconocido, Perdidos en el espacio, Superagente 86, Misión Imposible, Los Invasores, El Túnel del tiempo, El Prisionero y Viaje a las Estrellas